• {{searchSuggestions.title}}

ENEA “Pianeta Idrogeno” entrevista a Francesco Starace

Plan Estratégico 2021-2023 de Enel: opciones estratégicas para la inversión en energías renovables

{{item.title}}

El objetivo de Enel no solo es crear valor para el Grupo, sino generar un crecimiento sostenible que dé prestigio a todos: clientes, sociedad, medioambiente y accionistas. Este fue el mensaje lanzado por el consejero delegado y director general Francesco Starace en una entrevista publicada el 10 de junio en la sección “Pianeta Idrogeno” del sitio de ENEA (Agencia Nacional Italiana de Nuevas Tecnologías, Energía y Desarrollo Económico Sostenible). En los últimos meses, junto con el Plan Estratégico 2021-2023, “hemos presentado por primera vez nuestra visión para los próximos diez años y hemos destacado en qué tipo de utility nos gustaría convertirnos”: inversiones por unos 190 000 millones de euros y opciones estratégicas para el papel creciente de las energías renovables, el desarrollo de redes cada vez más digitales, flexibles y resilientes, así como la progresiva electrificación del consumo final.

El cambio en la mezcla energética para 2040, consecuencia del creciente desarrollo de las energías renovables, convertirá a las redes digitales en la columna vertebral del nuevo mundo de la energía”, ha destacado Francesco Starace. “Esto irá acompañado de la implementación de sistemas de acumulación, con el fin de mejorar la flexibilidad del sistema eléctrico, y con un impulso cada vez mayor hacia la electrificación, en particular en el transporte público y privado. De ahí la necesidad de un plan de infraestructura de recarga que sea capaz de satisfacer las necesidades de los usuarios”. Por lo tanto, según el consejero delegado, será fundamental “armonizar el desarrollo de todas estas tecnologías, porque es crucial que avancen juntas, ya que una no puede crecer sin la otra”.

Dentro de este contexto, Enel también se ha fijado el objetivo de “aumentar nuestra capacidad de hidrógeno verde a más de 2 GW para 2030”. En este sentido, Francesco Starace ha puesto de relieve la apuesta de Enel Green Power en la realización y desarrollo de proyectos “para la producción y aprovechamiento de hidrógeno verde generado mediante electrólisis del agua, con electrolizadores alimentados exclusivamente por energías renovables”. Además, el Grupo ha puesto en marcha estudios sobre nuevos modelos de negocio que incluyen el suministro de hidrógeno verde para la descarbonización de los sectores industriales, con colaboraciones y proyectos ya en desarrollo en Chile, Estados Unidos, España e Italia: “En nuestro país, por ejemplo, estamos trabajando en varias iniciativas, incluida una con Eni y otra con Saras para producir hidrógeno verde que se pueda utilizar en refinerías y biorrefinerías”.

“El objetivo de Enel no solo es crear valor para el Grupo, sino generar un crecimiento sostenible que crea valor para todos: clientes, sociedad, medioambiente y accionistas”

Francesco Starace, Enel CEO

Como lo ha destacado el consejero delegado Francesco Starace, la producción de hidrógeno no debe verse “como un fin, sino como una herramienta habilitadora para lograr la neutralidad climática”. Sin embargo, para que se convierta en un vector en el futuro energético sostenible, tiene que deshacerse de la gran huella de carbono: por ello es necesario “centrarse en la producción de hidrógeno a partir de la electrólisis del agua, con electrolizadores alimentados por energías renovables, el llamado hidrógeno verde. De esta forma, será posible descarbonizar de manera sostenible y competitiva los sectores que son difíciles de electrificar –los llamados sectores ‘hard-to-abate’– como las industrias intensivas en energía, el sector de la aviación y el transporte marítimo”. Actualmente, es una tecnología muy cara, “pero creemos que en los próximos 3-5 años, gracias a las economías de escala, la innovación, una fuerte industrialización y una gran ambición, seremos capaces de lograr la paridad de costes entre el hidrógeno verde y el hidrógeno contaminante que tenemos hoy, con la condición de que reduzcamos 6 veces el coste de los electrolizadores”.

Como lo ha señalado Francesco Starace, esto puede parecer mucho: sin embargo, en el pasado, “hemos visto que muchas industrias lo han conseguido, por ejemplo en los sectores de las baterías y de los paneles solares”. Además, todo esto tiene que ir acompañado de políticas adecuadas. Según el consejero delegado de Enel, una expansión rápida y ambiciosa de las energías renovables en Europa es “el principal factor habilitador para la creación de una cadena de suministro conectada a la producción de hidrógeno verde, sin emisiones de CO2, competitivo en términos de costes y capaz de apoyar la creación de nuevas oportunidades industriales”.

 

Redacción Enel