• {{searchSuggestions.title}}

Ambrosetti Club: encuentro con Francesco Starace

Francesco Starace: el desarrollo digital y los avances en la ciencia de los materiales son los principales motores de la transición en el sector energético

{{item.title}}

La transición es inevitable, está creciendo y va más allá de otros sectores: así lo destacó Francesco Starace el 24 de octubre a la comunidad empresarial de The European House - Ambrosetti. Participando en el phygital meeting “El rol clave de la transición energética para afrontar la crisis”, el consejero delegado y director general de Enel puso de manifiesto la singularidad de la transición, ya que “sus paradigmas tienen efectos en otros sectores industriales. Es por eso que también se impone y es irreversible e inevitable”. Este proceso se inició hace unos diez años y está ligado a dinámicas de largo alcance: el desarrollo de la digitalización y el avance constante de la ciencia de materiales en el sector energético siguen siendo sus principales motores hoy en día.

Al darse cuenta de inmediato de su importancia, Enel decidió aprovechar desde el principio esta “gran oportunidad de creación de valor” e iniciar un proceso interno de transformación digital, anticipándose así a los tiempos y a los resultados alcanzados por la transformación digital en la economía mundial. Según Francesco Starace, los recientes desafíos que enfrenta el sector energético no deben interpretarse como algo en contradicción con los objetivos de la transición energética: por el contrario, la actual fase de emergencia debe verse como una situación temporal que requiere un compromiso aún mayor. Sin embargo, esto debe contextualizarse en el camino más largo e imparable que es la transición ecológica.

“La transición es inevitable, está creciendo y va más allá de otros sectores”

Francesco Starace, Enel CEO

Además, el consejero delegado y director general Francesco Starace explicó que Enel está participando en este proceso comprometiéndose cada vez más a “hacer la electrificación conveniente, fácil y segura”. De hecho, la electricidad procedente de fuentes renovables es el vector energético más eficiente, sostenible y conveniente, y ofrece soluciones para descarbonizar el sector industrial, hacer eficiente el transporte, reducir la contaminación y promover la digitalización. Gracias al uso progresivo de la electricidad procedente de fuentes renovables en servicios y actividades como la movilidad, la calefacción y la producción industrial, el deseado futuro limpio, verde y libre de emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes hacia la atmósfera puede convertirse en realidad.

 

Redacción Enel